Una magnífica delicia para sus ojos, con vistas desde el Valle Salino hasta el Prepirineo pasando por el Castillo de Cardona.