Siempre apetece un baño: los días de calor, en las piscinas exteriores (una para adultos y una para niños).

Y para los meses fríos, una piscina cubierta y climatizada.